ACUERDOS REUNIÓN DEL COLECTIVO 2020 LIBRE DE NUCLEARES 23 DE NOVIEMBRE DE 2017

Reflexiones y acuerdos en torno a la posibilidad de impulsar, en el momento actual, una ILP por el cierre de las nucleares.

Balance crítico del trabajo de un año y dos meses sobre la ILP de resistencia a las nucleares y cierre ordenado a partir del 2020.

REFERENCIAS:
http://www.sirenovablesnuclearno.org/nuclear/ilp.html
http://www.sirenovablesnuclearno.org/nuclear/escenari20202021.html

Inventario de aspectos sociales relacionados con la renovación de funcionamiento nuclear a 60 años (en adelante RENOVACIÓN) detectados en estos 14 meses de trabajo.

1.- Los cuatro ejes principales que hacen necesario evitar la RENOVACIÓN son: los impactos sobre la salud por la emisión rutinaria de radiación, los peligros de accidente con proyección a catástrofe, las implicaciones militares (uranio empobrecido) y el incremento del volumen de residuos radioactivos.

2.- Estos cuatro ejes no coinciden con las pautas del “debate nuclear” que se desarrolla bajo la hegemonía de la industria. (Rentabilidad, emisiones, encarecimiento para el consumidor…)

3.- En la actualidad la RENOVACIÓN está prácticamente resuelta a nivel legal, tan sólo falta concretar un acuerdo financiero entre las eléctricas y el gobierno sobre el margen de beneficio que deben rendir los reactores.

4.- La fecha límite oficial para llegar a tal acuerdo es marzo del 2019, pero puede producirse mucho antes.

5.- El rechazo a la energía nuclear es compartido por amplios sectores sociales, que se oponen a la RENOVACIÓN.

6.- Pero el conflicto sobre la RENOVACIÓN no tiene un grupo de afectados socialmente definido, como es el caso de otros ámbitos.

7.- Por tanto, no estamos ante un ámbito de movilización fácilmente visible desde la sociedad como pueden ser la precariedad, las desigualdades, la vivienda, o la reducción de las prestaciones sociales , que afectan a un núcleo definido.

Conclusiones y deducciones sobre la ILP a partir de la experiencia de los 14 meses.

8.- La ILP desborda el marco de actividad y la lógica de funcionamiento de las organizaciones ecologistas, o del MIA. No cabe esperar desde aquí una actitud proactiva. Como mucho algunas se sumarían a la iniciativa si llega a ponerse en funcionamiento.

9.- La ILP no quiere ser asumida desde la política institucional en su conjunto (representantes políticos salidos de las elecciones, o equipos de gestión que les dan apoyo), por las prioridades de agenda que determinan el debate político inmediato, y por las contradicciones con la lógica representativa de los partidos.

10.- La ILP tampoco sintoniza por completo con fuerzas que se sitúan en la política alternativa en sentido estricto, por su relación con el marco institucional del Congreso.

11.- Se da la paradoja que la ILP es un instrumento de proyección política de un conflicto social. Un instrumento para hacer aflorar el conflicto nuclear, visibilizarlo socialmente e introducirlo en la agenda política (más allá de los partidos).

El trabajo de estos 14 meses ha permitido introducir la ILP en las agendas de una parte de las fuerzas sociales y políticas susceptibles de darle apoyo, pero sin que se haya llegado a un compromiso firme, con la excepción de IU y Anticapitalistas.

12.- No cabe esperar que la ILP, por si misma, lleve a un calendario de cierre de los 7 reactores. Pero ella podría ser un elemento fundamental en el movimiento de resistencia a la energía nuclear que influya realmente en la política de RENOVACIÓN.

13.- La ILP es un camino para fortalecer y relanzar el movimiento de resistencia a la energía nuclear. De la experiencia de trabajo de estos 14 meses se deduce que el único sujeto social que puede impulsar una ILP es un conglomerado de personas vinculadas a la política por la base, o a movimientos sociales amplios y con sensibilidad hacia la problemática nuclear.

14.- El trabajo de estos 14 meses indica que a partir del impulso inicial se puede generar un fenómeno tipo “bola de nieve” en torno a la ILP. Aunque no existen garantías de la amplitud del fenómeno.

15.- Ha que tener en cuenta que la ILP NO es una protesta, es una lucha con un objetivo definido, si no se consigue el mínimo de 500.000 firmas necesarias se fracasa sin excusas.

16.- También hay que tener en cuenta las informaciones recogidas sobre el funcionamiento parlamentario que apuntan la posibilidad de que la ILP pueda ser bloqueada desde la Mesa del Congreso y no entrar a trámite.

17.- Por otra parte un posible bloqueo desde la Mesa del Congreso abre la posibilidad de usar la ILP como herramienta de denuncia de las restricciones a la participación democrática de la ciudadanía.

Consideraciones finales.

18.- La ILP pierde su eficacia si se lanza con posterioridad a la renovación de los permisos de funcionamiento de las centrales nucleares hasta los 50 / 60 años. Teniendo en cuenta el calendario de renovación hay un momento en que debe ser descartada definitivamente.

19.- Hemos detectado una amplia simpatía y apoyo hacia la ILP, pero no se ha producido un compromiso firme para impulsarla.

20.- Descartar la ILP supone renunciar a una de las herramientas que tiene una mayoría social para hacer notar su opinión en un asunto clave de la política energética.

21.- El momento político actual, fuertemente polarizado por cuestiones de identidad nacional, dificulta hacer visible cualquier conflicto y facilita que las eléctricas y el poder político lleguen a un acuerdo para prolongar el funcionamiento nuclear hasta los 50/60 años, y los impactos y riesgos que supone.

22.- Por tanto, acordamos por mayoría de 6 votos, 3 abstenciones y 1 voto en contra, aparcar el trabajo de difusión de la ILP hasta que se detecte un cambio de la situación política. Nos mantendremos en contacto mediante las redes y nos reuniremos para evaluar la situación cuando se presente el borrador del documento sobre transición energética y cambio climático entre enero / febrero de 2018.

23.- Acordamos también que desde el Colectivo 2020 LIBRE DE NUCLEARES seguiremos desarrollando una actividad informativa para hacer visible el proceso de negociación entre los poderes institucionales y las eléctricas-industria nuclear, manteniendo la referencia a la ILP y a otras movilizaciones de base, sostenidas en el tiempo, que podamos desarrollar como instrumentos para incidir en dicha negociación desde la sociedad.

Barcelona, 23 de noviembre de 2017. Àngels, Enrique, Feli, Guillermo, Joan, Jordi, Maria, Miguel, Xan. Justifican ausencia Jose Ángel y Josep.

Aquesta entrada ha esta publicada en General. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Els comentaris estan tancats.